domingo, 10 de abril de 2016

Reseña de Héroe a mi pesar, de María Menéndez-Ponte

¡Hola Wonderlianos!

¿Qué tal habéis pasado el fin de semana? ¡Que de frío y de lluvia! Amantes del invierno, siento si hiero vuestros sentimientos, pero es que no me gusta nada el frío, jo, y la lluvia tampoco me hace mucha ilusión, aunque claro, tiene muchos beneficios lectores, y ahí sí que disfruto de una buena tarde de lluvia, con un buen libro y una tableta de chocolate con pan. ¡Riquísimo!


Hoy os traigo una reseña muy especial para mi, y es que hacía mucho tiempo que había leído la primera parte de este libro, y cuando me enteré hace ya unos meses de que María Menéndez-Ponte había traído de vuelta a Andrés, no podía dejar pasar la oportunidad de conseguirlo a la primera oportunidad que se me presentase, y esa oportunidad apareció hace un mes, aunque lo leí al poco tiempo, no es hasta ahora cuando os la traigo, había que poner los pensamientos en orden.

#HéroeAMiPesar, segunda parte de #NuncaSeréTuHéroe


#Sinopsis:

Andrés, el protagonista de Nunca seré tu héroe, sigue buscando su sitio en la vida. Cuando cree que todo empieza a tener sentido surgen nuevas situaciones que lo vuelven a sumir en el desconcierto. La amistad y, cómo no, el amor, serán sus grandes bazas para encontrar su camino.





Nunca seré tu héroe lo leí en mis primeros años de instituto, una compañera de clase, y amiga ¡Hola Julia! Lo leyó y me dijo que estaba muy bien, así qué lo leí por recomendación suya, y bueno, me encantó, menos el final, que quería algo más concreto, o al menos una continuación, pero no había nada de ambas cosas...¡Hasta ahora!

A pesar de que ha pasado tanto tiempo de la publicación de un libro a otro...¡10 años! Los sucesos que se cuentan en este libro son solo unos meses después de los sucesos del anterior.

La narración, como no podía ser de otra manera, vuelve a estar contada por nuestro amigo Andrés, ese chico divertido, torpe, creativo y enamorado de Sara que me causó tanto interés.
La forma de contar los hechos vuelve a estar hecho con un toque de humor e ironía que me ha hecho reír en muchos momentos, y he comprobado que Andrés estaba de vuelta, que no era solo un narrador con su nombre, si no que su voz sigue siendo la suya.

Somos testigos de nuevos problemas, todos de ellos muy actuales como la crisis económica que estamos atravesando en España, la difusión viral en las redes sociales, el machismo, por poneros un ejemplo.

María vuelve a abrir las heridas del pasado, que si bien nos muestra, no estaban del todo curadas, y que van a crear más de un dolor de cabeza a Andrés, que se verá envuelto de nuevo en los líos de Sara, Belén, Dani, Jorge y de su familia, que más que nunca necesita el apoyo y la creatividad de su hijo mediano. Y él a su vez tiene que hacer frente a sus problemas. El juicio contra la banda de nazis que le apuñaló, su relación con Sara y Jorge está dando un cambio de nuevo, y él se siente impotente por no poder hacer todo lo que tendría que hacer. ¡Se acabó de detalles, que no quiero spoilearos!

Todos los personajes han cambiado por lo sucedido en el pasado. Andrés ha madurado, Sara centra su vida en sus estudios y otras actividades, a Jorge lo conocimos como el chico seguro, prepotente que era, pero ahora su dolor le ha bajado la autoestima de tal forma que solo hay una manera de coser la herida para siempre, pero para ello hay que arriesgarse a dejarlo todo.

Belén se vuelve a ver envuelta en un problema que le causa un importante cambio físico y psicológico por trato de su padre...otra vez.

Y Dani se enfrenta a una batalla muy dura, y no desvelaré nada de nada, debéis leerlo para conocer sus causas.

A pesar de tocar temas muy duros y delicados, es un libro con una positividad enorme, con un toque de humor que nos hará disfrutar del libro, tanto como en el otro tomo, solo que esta vez, aunque es humor s presente, se nota la seriedad de la novela, y la crítica social que hay en ella.

Me ha encantado, sinceramente, empecé las primeras páginas riéndome y lo que acabado con una mezcla de melancolía, esperanza y toques de humor que pocos libros pueden conseguir, aunque bien es cierto que la novela pierde un poco de gancho sobre la mitad para luego recuperarlo vertiginosamente a medida que vamos llegando al final de la novela.

Y sobre el final, volvemos a tener un final abierto, y aunque esto no me gusta, comprendo que así es la vida, nunca hay un final exacto, y este libro es realista en todos los sentidos, por eso es un final adecuado.

Es un libro que recomiendo, sobre todo a aquellas personas que no son muy lectoras y buscan libros que te hagan pasar un buen rato, ¡ y que leches! Que le adentren en el mundo de los libros, pues es un cóctel de muchos temas, y seguramente se identifiquen con los actos y pensamientos de los protagonistas.


¿Que os ha parecido la reseña? ¿Queréis leerlo? ¡Os leo en la caja de comentarios! ¡Un abrazo!


Pedro Galván Ardila.

No hay comentarios:

Publicar un comentario